Una ciudadana española armó un escándalo ayer en el distrito de Lince, que la llevó a resistirse a la intervención de la Policía e incluso a agredir a algunos efectivos.

La mujer había abordado un vehículo municipal al denunciar que un taxista la había agredido. Sin embargo, luego se desdijo y se resistió a bajar del auto hasta que la lleven a la Embajada de España.

"Yo no me muevo de aquí, voy a ir a la embajada", decía desafiante, pese a los amables pedidos de dos mujeres policías, que recibieron insultos y patadas. Al final, tuvieron que llevarla a la fuerza entre más efectivos.

La mujer fue identificada como Sandra Perea Rodríguez, y ya es conocida como 'El terror de los taxistas' pues tiene la costumbre de rehusarse a pagar sus servicios y lanzarles piedras.