El mandatario tiene a un grupo especial de efectivos del Ejército a su lado. (A. Orbegoso)
El mandatario tiene a un grupo especial de efectivos del Ejército a su lado. (A. Orbegoso)

Cuatro meses después de que Perú21 revelara que el presidente prefería , y no una escolta policial especializada en protección de dignatarios, esta semana tuvo el pretexto perfecto para sacar a 39 efectivos de dicha escolta, entre oficiales y suboficiales, destacados en Palacio de Gobierno.

Quince de estos policías pertenecían a la (Dirseg), y a todos ellos se les acusó por el presunto delito de tráfico y robo de gasolina asignada a los vehículos motorizados (entre camionetas y motocicletas).

"Ahora solo quedan diez agentes por día, y la seguridad del presidente está a cargo del jefe de la Casa Militar de Palacio", señaló a Perú21 una fuente policial.

PRESIDENTE NO LO QUIERENuestra fuente también confirmó que el coronel de la Policía Belermino Vásquez, jefe de División de Seguridad Presidencial (Disepre), se despidió de la Casa de Gobierno el lunes 28 de noviembre y que fue el mismo mandatario quien firmó su resolución de destitución y lo puso a disposición de su institución para las investigaciones de ley.

Se estima que el tráfico de combustible se realizó durante todo este año y que el monto supera los 7 millones de nuevos soles. Las comisiones 'fantasma' se llevaban a cabo so pretexto de servir al presidente de la República y a su familia, incluidos sus padres.

En este robo sistemático se incluyeron también las dos camionetas asignadas a la Casa de Pizarro, que jamás salen y que son conocidas como las 'vaquitas lecheras' porque "no se mueven, pero todos los días consumen ocho galones de combustible".

Finalmente, se supo que la Dirseg será sometida a una reingeniería y que el coronel Vásquez ha pedido vacaciones, al igual que el jefe de la Dirección de Seguridad de Dignatarios (Dirsedig).