Miles de enfermeras acataron en todo el país el primer día de un paro de 48 horas organizado por el Sindicato Nacional de Enfermeras del Seguro Social de Salud (), en busca de mejores condiciones laborales en este sector.

Las trabajadoras emprendieron una larga marcha hasta la presidencia ejecutiva de , donde entregarán al presidente de esta institución, , un pliego de reclamos que tiene como finalidad mejorar la calidad de atención a los asegurados, que alcanzan los 9 millones a nivel nacional.

La medida también fue acatada por enfermeras de diferentes redes asistenciales de Ica, Pisco, Huánuco y Ancash. No obstante, la secretaria general del Siness, Vidalina Leyva, aseguró que no han descuidado las áreas críticas de los hospitales donde trabajan.

Entre sus demandas figuran el abastecimiento de ropa de cama e instrumental quirúrgico en los hospitales, la implementación de 3 mil camas adicionales para atender emergencias, que se adopten medidas de protección a los pacientes y trabajadores expuestos a los virus intrahospitalarios y el incremento de sus sueldos.

Denunciaron también el colapso los servicios de emergencia a nivel nacional. Como ejemplo, la representante del , Elizabeth Figueroa, contó que en el área de emergencias de este nosocomio solo cuentan con 72 camas instaladas pero atienden de 120 a 150 pacientes. Además, dijo que una sola enfermera tiene a su cargo entre 12 a 13 pacientes, cuando la norma especifica que solo debe atender a seis.

El personal médico también refirió que el próximo 20 de junio todos los gremios y trabajadores del sector salud, incluidos médicos, enfermeros y técnicos, acatarán un paro nacional para continuar exigiendo mejores condiciones de trabajo.