La pasión enfermiza casi lleva a una pareja de enamorados a la tragedia. Agobiados por la oposición de sus familias a su relación, los jóvenes bebieron gaseosa con raticida en un hostal de la urbanización San Gregorio, en Ate Vitarte.

Jhonatan Iván Cornejo Huamán (24) y la menor identificada con las iniciales R.R.G. (16), bastante afectados por el veneno y arrepentidos por su decisión, salieron del hotel en busca de ayuda. El muchacho salió a buscar un taxi, pero se desvaneció en la calle.

Serenos del distrito se percataron de que el joven cayó al suelo y botaba espuma por la boca, por lo que buscaron también a su enamorada y los llevaron hasta un hospital cercano, donde pudieron salvarse gracias a un lavado gástrico.

Hasta el momento siguen internados y se espera ver su progreso. El muchacho es el más afectado, señalaron los médicos.