Angélica Mendoza Salazar (52), una próspera empresaria ferretera fue asesinada por un delincuente que llegó hasta su negocio y le disparó tres veces en la cabeza. El hecho ocurrió en , en San Antonio de Huarochirí.

El cobarde ataque se produjo en las inmediaciones de la ferretería 'Angélica 1', donde la mujer fue ultimada frente a uno de sus hijos.

Pese a que Mendoza Salazar fue trasladada inmediatamente hasta el hospital central de San Juan de Lurigancho, los médicos de dicho nosocomio no pudieron hacer nada por salvarla.

Testigos del ataque indicaron que la víctima recibía constantes amenazas de muerte de parte de traficantes de terrenos y, pese a que ya había denunciado el hecho, estos sujetos la extorsionaban con el pago de cupos.