(Heiner Aparicio/Peru21)
(Heiner Aparicio/Peru21)

Fueron las huellas dejadas por el universitario (19) las que ayudaron a en una agreste quebrada ubicada en el desierto que se sitúa en el límite entre Arequipa y Moquegua.

Así lo manifestó a Perú21 el guía de montaña . "La búsqueda que he realizado se ha basado en las huellas dejadas por el desaparecido y en lo que me ha contado su familia sobre su extravío camino al santuario de Chapi, el pasado 1 de mayo", sostuvo.

Agregó que él, junto al tío de Olivier, Gaspar Vásquez, y Eliseo Tito, un amigo del muchacho, luego de estudiar detenidamente la cartografía del sitio de búsqueda, partieron desde el distrito de Cocachacra, en la provincia de Islay, el último viernes a las 4 a.m.

"A las 3 p.m. de ese mismo día, luego de casi 11 horas de rastreo, tras seguir sus huellas, las mismas que se perdían en el inmenso desierto, pero que hemos podido encontrar gracias a que un zorro, al parecer, venía siguiendo a Olivier, ya que las pisadas de sus patas van tras sus huellas", reveló.

Manifestó que los gallinazos que sobrevolaban el lugar también le indicaban que un cuerpo podía estar cerca.

ACAMPAMOS CON CUERPOCacya comentó también que luego de hallar el cadáver, tuvo que subir un cerro por más de dos horas para poder agarrar señal y dar la noticia a los familiares de Olivier a través de un celular.

"El ascenso hacia la cima para encontrar señal de teléfono fue atroz. El sol era muy intenso, calculó que unos 40 grados centígrados. En realidad, Olivier pasó un infierno para llegar hasta acá. Creo que el joven fue muy valiente al continuar caminando sin comida ni agua, seguramente quería retornar al sendero por donde había venido, pero no pudo hacerlo porque, al parecer, las fuerzas ya no le respondían" explicó.

Sostuvo que luego descendió nuevamente de la loma y se reunió con el tío y el amigo de Olivier para acampar cerca al cuerpo, al cual, dijo, cree que se le ha ubicado en el momento exacto, ya que comentó que alrededor del cadáver habían huellas de zorros y gallinazos dispuestos a devorarlo, añadió.

Cacya precisó que, en un inicio, pensó que Olivier se había caído desde la cima de una duna, pero no fue así. "El joven bajó aún consciente hasta donde lo hemos ubicado. De eso no tengo duda. Pero, al parecer, se desplomó donde lo hemos encontrado debido al hambre y a la sed", contó.