El toreo se sobrepone y marca un nuevo hito

Abatido como todos los sectores culturales por la pandemia, el toreo evidencia su vigencia. Dos corridas con categoría abrieron la Feria en la plaza La Esperanza de Lurín.
EL PERUANO JOAQUÍN GALDÓS. Estuvo sublime con el indultado que embistió humillado hasta el final de cada muletazo. (Foto: Baldomero Cáceres)

Por: Baldomero Cáceres Vegas

La noticia taurina del fin de semana fue, sin duda, la consolidación de un proyecto armado con ilusión y sensata lucidez. Lima no podía ser ajena a la avasalladora afición a los toros que sobrevive y cuya prueba son los más de 40 festejos taurinos realizados en lo que va de este año en el Perú a pesar de las reticencias de ciertas autoridades prevaricadoras. Los toros son cultura. Y la Constitución ordena fomentarla.

A localidades de Cajamarca, Áncash, Ayacucho, Puno, entre otras, se suma la limeña de Lurín, gracias a la plaza de toros de La Esperanza, donde este fin de semana se dieron dos corridas de toros con carteles de categoría y un éxito particular que fue refrendado en lo artístico, por la intensidad del toreo del peruano Joaquín Galdós, cuyo triunfo es lo que debe ocupar casi el pleno de esta crónica.

El sábado compareció en mano a mano con el sevillano Juan Ortega, cuya sorprendente torería tiene enloquecidos a los taurinos del mundo y cuya finura de formas y despaciosidad para enlazar series quedó de manifiesto.

Pero fue el nacional quien mostró un grado de madurez profesional que conmovió a los aficionados presentes y que dan cabal imagen de su capacidad, técnica y calidad artística.

Galdós apareció a un nivel prodigioso en tres faenas acordes a los caracteres de cada uno de los toros que lidió. El primero de Paiján, bravo y de embestidas de ensueño, que fueron exprimidas con un arte exquisito, sustentado en dos de los pilares fundamentales: valor y técnica. Cada muletazo fue de prodigio, enganchados adelante, embarcando las embestidas que condujo con precisión de cirujano y sensibilidad de escultor clásico. El trazado de cada muletazo redimensionó la duración del tiempo y alborotó nuestros sentidos.

ORTEGA. El sevillano mostró su sensibilidad para el toreo lento. (FOTO: Baldomero Cáceres)

El cuarto de la tarde tuvo poca fuerza y asperezas defensivas que Galdós educó con delicado pulso. Y en el último de la tarde, para más evidencia y pese a que humilló poco, no le dejó ver la luz enceguecedora de los reflectores por el lado derecho y le ligó series perfectas y rotundas. Con la izquierda el acabado fue contrario, recetando los muletazos de uno en uno, haciendo las pausas necesarias y sin dejar su absoluto compromiso emocional.

Ortega salió a lo suyo, que es torear despacio, fino en el andar, al componer, trazar y despedir cada lance de capote, cada muletazo aplacador. Cierto es que conectó poco con los tendidos, porque sus toros adolecieron de chispa y fuerzas, lo que se sumó a la falta de trapío de primero y tercero de la tarde.

En la corrida de ayer domingo, Juan Carlos Cubas cumplió con su solvencia acostumbrada. Muy pronto se paró su segundo que no tuvo raza y lo dejó sin oportunidad de refrendar la tarde con triunfo, aunque deja intacto su cartel.

Román estuvo bullidor y entabló armoniosa relación con el público en su primero. El segundo fue deslucido y el valenciano comprometido siempre y con férrea voluntad intentó arrancarle muletazos por ambos lados.

José Garrido es torero de gusto y no poco valor. Intentó en su lote con sincera entrega que se le agradeció con oreja cortada por bicho. Su segundo de cansinas embestidas tampoco ofreció opciones pero dejó constancia de su entereza y torería.


FICHA DE LA CORRIDA

SÁBADO 13

■ Se llenó 3/4 del aforo permitido en tarde nublada.

■ Toros de El Vellosino (españoles), Paiján y Santa Rosa de Lima escasos de trapío pero dieron variado juego, sobresaliendo el segundo de Paiján, indultado con acierto.

■ Juan Ortega (debut en el Perú):palmas, ovación y oreja.

■ Joaquín Galdós: Dos orejas simbólicas, vuelta al ruedo y oreja.

■ Reducir el tercio de banderillas a solo dos pares de banderillas es, anote Señor Juez, antilitúrgico.


DOMINGO 14

■ Hubo ¾ de entrada del aforo permitido.

■ Toros de Santa Rosa de Lima, de correcta presentación, aunque deslucidos.

■ Juan Carlos Cubas: palmas en ambos.

■ Román: Oreja y saludos desde el tercio.

■ José Garrido: Oreja y oreja.


ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Renunció Walter Ayala

Tags Relacionados:

Más en Lima

“Café con aroma de mujer”: Diego Cadavid y Laura Archbold, los hermanos en la novela que son novios en la vida real

Selección peruana le ganó a Colombia y así lo informan en el extranjero [FOTOS]

Reducen condena de Joe Exotic de “Tiger King”: Nueva sentencia es de 21 años de prisión

Pedro García se niega a bailar para cumplir su promesa pese al triunfo de Perú ante Colombia ¿Por qué?

La crisis continúa: Colombia preocupa por su sequía de goles... y puntos

Jefe de Estado tras el triunfo histórico de la ‘Blanquirroja’: “Un abrazo a la selección peruana y al hermano Iván Duque”

Siguiente artículo