(USI/El Comercio)
(USI/El Comercio)

El Gobierno la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes, también conocida como 'Ley de la comida chatarra'. Sus impulsores alegan que esta busca proteger la salud de los niños, pero sus detractores advierten que la norma atenta contra la voluntad de elegir de las personas y hasta que podría perjudicar la transmisión del Mundial Brasil 2014 por el tema de los auspiciadores.

Sobre el tema, los especialistas Milagros Agurto y Elmer Huerta coinciden en que, si el objetivo es luchar contra la obesidad infantil, la educación en buenos hábitos alimenticios desde temprana edad y un trabajo multidisciplinario de casa, colegio y Estado, es fundamental.

"En el Perú se está tomando una decisión antes que el problema se agrave. Felicito al presidente Ollanta Humala por enfrentarse a la industria, aunque tiene todas las de perder", afirmó Huerta, experto en salud pública, en el diario El Comercio.

Huerta consideró que, pese a la promulgación de la norma, los productos procesados se seguirán consumiendo, "pero la disponibilidad será menor". "Eso será beneficioso", sustentó.

Agurto recalcó que "más allá de una ley, se necesita una mejor educación", que involucra un trabajo más profundo de los padres de familia, el Estado y las empresas, es decir, "de todos".

"Para reducir los índices de obesidad en el país se debe trabajar desde los primeros años de vida de una criatura, porque la mayoría de los hábitos se adquieren a esa edad", resaltó la nutricionista.

"La educación, el ejemplo de los padres, contar con un buen ambiente escolar o tener las calles seguras para que los niños puedan ejercitarse después de la escuela, todo eso es lo fundamental", acotó Huerta.

En ese sentido, Agurto insistió en que si se quiere "un cambio que dure en el tiempo, se debe trabajar en un mensaje que sea sostenible en el tiempo, lo cual implica un compromiso de todos" y "hay que preguntarnos como padres qué debemos hacer para que los niños coman mejor".