Tras ponerse al descubierto el por parte de agentes de la Dirección contra el Terrorismo (), el 14° juzgado Militar Policial del Centro admitió el pedido de prisión preventiva para los suboficiales técnicos de primera Leonardo Calva Calle y Miguel Ángel Llanos Montesinos, y el suboficial David Wilmer Mendoza Quilca.

Los implicados en el 'gasolinazo', quienes se declararon inocentes durante la audiencia, pasarán 6 meses recluidos en el Centro de Internamiento de la PNP de Puente Piedra (Ceinpol) mientras duren las indagaciones.

El juez militar, comandante PNP Emilio Peña Silva, encontró suficientes indicios para acusar a los agentes por la presunta comisión del delito de función que afecta los bienes destinados al servicio militar policial en la modalidad de hurto de material destinado al servicio, y contra la integridad institucional en la modalidad de desobediencia en agravio del Estado.

Según la defensa de los acusados, el retiro de gasolina en galoneras formaba parte de una operación encubierta que venía de los altos mandos. Pese a ello, el fiscal a cargo del caso rebatió el argumento.