El colegiado "B" de la Tercera Sala Penal para Reos en Cárcel de la Corte de Lima condenó hoy a a 28 años de prisión por el asesinato de la peruana Stephany Flores Ramírez (21), ocurrido el 30 de mayo de 2010 en un hotel de Miraflores.

De acuerdo con la sentencia, leída en la sala de audiencias del penal San Pedro (exLurigancho), el homicida holandés, de 24 años de edad, saldrá de prisión el 10 de junio de 2038 e inmediatamente será expulsado del país. Además, deberá pagar una reparación civil de S/.200,000.

Van der Sloot, quien ya lleva casi dos años preso en el penal Castro Castro desde el 11 de junio de 2010, se mostró muy nervioso y cabizbajo al escuchar la sentencia en su contra que dictó el tribunal presidido por la jueza Victoria Montoya, por homicidio calificado y hurto simple.

En último miércoles, Van der Sloot se acogió a la figura legal de la conclusión anticipada y que le imputó el Ministerio Público por el asesinato de la joven, para evitar la condena de 30 años solicitada por la Fiscalía.

Al ser interrogado por la magistrada Montoya, si estaba conforme con la pena, el condenado dijo que se reservaba el derecho a apelar.

Ricardo Flores, padre de la joven asesinada, realizó una conferencia de prensa junto a sus abogados y anunció que este lunes dará a conocer los resultados de una investigación sobre y de ciertas "irregularidades" en el proceso.

"De nada sirve que una persona esté en la cárcel, esté sentenciada, si en la cárcel está mejor que en la calle y tú has perdido a tu ser querido. (…) La carcelería debe ser algo que te haga reflexionar, cumplir la sentencia. La cárcel no es un hotel cinco estrellas. Ojalá que las autoridades entiendan esto", comentó.

Edwar Álvarez, abogado de la familia Flores, afirmó que sus patrocinados están conformes con la sentencia. "Respetamos la decisión de la sala, pues lo hizo desde el marco de la acusación fiscal y no vamos a impugnarla", resaltó.

También afirmó que la pena fue menor en dos años a la solicitada por la Fiscalía porque el acusado se acogió a la conclusión anticipada y era imputable restringido, es decir, tenía 21 años cuando cometió del delito.