La cura resultó peor que la enfermedad. Cuatro niños identificados como Max (9), Luis Ángel (5), Ángela (7) y Tiago (2) resultaron gravemente afectados luego de ser intervenidos en el Hospital Almenara en Lima.

En noviembre del año pasado, Max fue operado de una dificultad respiratoria conocida como estenosis subglótica en el área de Cirugía del Tórax del Hospital Almenara. Su madre denunció que su hijo no recibió atención post operatoria adecuada, por lo que Max ha quedado postrado en cama desde hace más de un año.

"Mi hijo no puede moverse ni caminar. La doctora Virginia Baffigo (presidenta ejecutiva de Essalud) se comprometió a ayudarme pero he sido engañada", asegura Mirtha Sánchez Ruiz, madre de Max.

En tanto, el pequeño Luis Ángel fue operado por una deficiencia cardiaca. Su madre, Mariluz Orosco, quien vive en un pequeño poblado de Cusco, dijo que su hijo fue mal entubado y que no recibió ayuda médica eficiente, situación que derivó en un paro respiratorio que ha dejado a su pequeño "*sin conciencia y ciego*".

Similar situación es la de los pequeños Ángela (7) y Tiago (2), quienes por presunta mala praxis han quedado en estado vegetativo.

El daño causado a estos menores y sus familias no ha despertado el interés de las autoridades. Sin embargo, las madres de los pequeños indicaron que buscan ayuda a través de la Asociación Civil Justicia en Salud y la Red Peruana de Pacientes y Usuarios de Servicios de Salud. Asimismo, las madres exigen una una reparación civil y terapia especializada para sus niños.