/getHTML/media/1228869
Iván Arenas: "Hay riesgos si APP asume Mesa Directiva"
/getHTML/media/1228868
Rafael Belaúnde Llosa:"Peruanos reclaman medidas contra la inseguridad"
/getHTML/media/1228703
Gabriel Ortiz de Zevallos: ¿Qué esperan los peruanos del mensaje de Dina Boluarte por Fiestas Patrias?
/getHTML/media/1228709
Marilú Martens: "Ley afecta el derecho fundamental a la educación"
/getHTML/media/1228708
Mujeres Aymaras sorprenden con su arte en Desfile de Modas
PUBLICIDAD

Delincuentes estafan desde el extranjero con llamadas telefónicas

Simulando la voz de un familiar que radica en otro país, los hampones embaucan a sus víctimas para que les depositen dinero. Esta modalidad, similar a las ‘llamadas millonarias’, es operada por peruanos en México, Reino Unido y Panamá.

Fecha Actualización
No se conforman con embaucar a sus incautas víctimas en el país. Los estafadores peruanos han trascendido fronteras y hoy, vía telefónica, engañan y le sacan todo el dinero posible a cualquier persona que tenga un familiar en el extranjero.

Se trata de una modalidad de estafa —similar a las llamadas millonarias— que cada día cobra más víctimas y que está dirigida por delincuentes peruanos, quienes operan desde diferentes países como México, Reino Unido y Panamá.

Los hampones aprovechan la información que captan de las colonias peruanas asentadas en cada país. Luego seleccionan a sus víctimas y hábilmente las embaucan.

Este es el caso de Víctor Rubiños, quien desesperado al pensar que su sobrino podía perder el vuelo de retorno a Lima, juntó todo el dinero que tenía para auxiliar a su pariente que estaba en aprietos.

De acuerdo a las instrucciones del delincuente que se hacía pasar por su sobrino, el hijo de Rubiños depositó en una agencia de Western Union S/.2,700, que iban a servir para solucionar el problema. Sin embargo, tras el depósito, Rubiños se comunicó con su pariente, quien reside en España, y este le confirmo que no tenía ningún plan de retornar a Lima y que no estaba en ningún aprieto.

Con la estafa, Rubiños perdió los ahorros que iban a servir para sobrellevar la enfermedad de diabetes que padece su esposa.

OTRAS MODALIDADESAsimismo, se reportan otras estafas telefónicas como el del auto nuevo y a un buen precio. Sara Oré depositó una fuerte cantidad de dinero a nombre de un conocido que reside en el Reino Unido luego de recibir una llamada de este, pero el dinero fue cobrado inmediatamente por alguien que había suplantado esa identidad.

De similar forma, Augusto Rodríguez fue también víctima de estas bandas. En su caso, depositó US$1,800 a nombre de un familiar, dinero que fue cobrado por otra persona con un documento falso.