Eliana Revollar 15-04-19

Existen serios problemas en la interpretación de la aplicación del . La razón es la estructura mental de los operadores de justicia o, también, por lo especializado que es el tema. “Porque el feminicidio es quitar la vida a una mujer por su condición de mujer y que en su condición de mujer se le quite la vida o se intente quitarle la vida por tener odio hacia las mujeres”, ´señaló a Perú21TV , adjunta de la Defensoría del Pueblo para los Derechos de la Mujer.

Dijo que este delito se da por misoginia, en el contexto de relaciones de pareja y por cualquier hombre -porque un acuerdo plenario del Poder Judicial así lo determina- que le quite la vida a una mujer. “Ahí surgen los problemas. Recordemos, por ejemplo, el caso Arlette Contreras. (Lo que vivió) Arlette no se le considera como tentativa de feminicidio lo que pasó con ella, con Adriano Pozo, sino lesiones”, sostuvo.

Por eso, consideró elemental entender que este delito se da “en un contexto de violencia, en un contexto en el que la vulnerabilidad de la mujer hace que ellas puedan perder la vida a manos de su pareja”. Consideró importante aclarar que no toda muerte violenta de una mujer es feminicidio. “Si una mujer va a un banco retira dinero y un asaltante la mata, eso no va a ser feminicidio, si es que la causa no está relacionada a su condición de mujer”, sostuvo.

Otro punto que destacó fue el conocimiento que tienen los magistrados de la Ley N° 30364, que regula el tema de la violencia contra las mujeres e integrantes del grupo familiar. “El año pasado, la Defensoría del Pueblo aplicó una encuesta a 317 jueces registrados en 32 Cortes para ver cuán-to conocían sobre la Ley Nº 30364. En un rango de 60% a 70% decían no haber sido capacitados en la materia. Y su incumplimiento lo asociaban, en más del 91% a la carga laboral”, expresó.

Esto genera que no se den medidas de protección a las víctimas de violencia, tal como ocurrió en el último feminicidio de Los Olivos. “Los expedientes demoran y mientras esto pasa, la situación de las mujeres está en riesgo. Todavía no hay una preparación suficiente, pero tampoco esa sen-sibilidad... Entonces, hay que resolver varios temas: entrenarlos (a los jueces), sensibilizarlos, pero también un manejo adecuado de la carga. Y eso necesita presupuesto”, aseveró.

Agregó que el 85% de los feminicidios ocurre en relaciones de ex enamorados, enamorados, con más presencia en convivientes o ex convivientes. "Y la razón siempre se le atribuye el victimario a la mujer. Ella se negó a retomar la relación, ella me dejó, ella me fue infiel, sea cierto o imaginario, pero la responsabilidad del hecho siempre se le atribuye a la mujer", puntualizó.