El ministro viajó a la zona donde se ubica la comisaría atacada. (Mininter)
El ministro viajó a la zona donde se ubica la comisaría atacada. (Mininter)

Desde Cajamarca, el ministro del Interior, , expresó su indignación por el de Santa Rosa de Jaén, en el que fueron asesinados tres policías y la esposa de uno de los agentes y el hijo adolescente de otro.

El funcionario condenó el hecho y lo calificó como un "acto execrable". "Esas personas fueron ultimadas de manera perversa, tanto los policías como los dos civiles fueron asesinados vilmente. El médico legista pudo constatar lo salvaje de este ataque", refirió.

En efecto, las cinco víctimas, incluido el hijo de 14 año de uno de los agentes, fueron acribilladas con varios disparos en distintas partes del cuerpo, lo que hace suponer una venganza. Incluso uno de los agentes fue maniatado y ejecutado.

Lozada llegó a la comisaría de Santa Rosa acompañado de un equipo especial de Lima que de inmediato se puso a trabajar en el caso. El ministro adelantó que la mujer asesinada, esposa de uno de los efectivos, no estaba embarazada, como se informó inicialmente. Sin embargo, evitó dar más información tras alegar que los hechos recién se están investigando.

En ese sentido, prefirió no especular sobre quiénes podrían ser los autores del ataque ni tampoco si este tiene relación con el operativo en Puerto Ciruelo, donde las fuerzas del orden abatieron a un delincuente, lo que habría propiciado la . Agregó que los cuerpos de las víctimas ya estaban siendo trasladados a Jaén y Chiclayo.

En cuanto a las armas y municiones robadas, Lozada indicó que todavía se está haciendo el inventario respectivo, pero dijo que no era un número considerable.

Sobre las medidas a tomar a partir de este hecho, añadió que ya se dispuso que 10 efectivos y una camioneta sean destacados a la comisaría del distrito de Santa Rosa, que además será remodelada.