Un hecho bastante insólito ocurrió en la iglesia San Pablo, en el distrito de . Un sacerdote se negó a dejar ingresar la imagen del al templo debido a que llegó tarde.

El cura, identificado como Armando Chico, dio la orden de no abrir la puerta de la iglesia debido al retraso de la hermandad que había salido en procesión. Ellos habían pactado devolver el anda antes de las 11 p.m., pero regresaron a la medianoche.

"El cura ha dicho que no va a entrar, que se quede fuera o que lo lleven a la cancha", reclamaba uno de los indignados fieles, que tocaban la puerta de la parroquia insistentemente. Mientras tanto, la lluvia ya hacía estragos en la imagen.

Tras casi una hora de espera, uno de los trabajadores de la iglesia permitió el ingreso del Cristo Moreno.