Entrevista a la Oftalmóloga Verónica Talavera
Entrevista a la Oftalmóloga Verónica Talavera

Así como nuestra piel se daña severamente con la excesiva exposición a los del sol, así también nuestros ojos sufren con este nocivo bombardeo, que puede generar quemaduras en esa sensible parte de nuestro cuerpo o desencadenar, a futuro, la repentina aparición de otras enfermedades.

“Las personas que están en la calle pueden sufrir enrojecimiento, ardor en los ojos porque están expuestos al sol y al reflejo del piso. Lo mismo puede ocurrir con quienes van a la playa. Se pueden presentar hasta quemaduras, como ocurre en la piel”, dijo a Verónica Talavera, cirujana oftalmóloga de la clínica Ricardo Palma.

La primera manifestación de la quemadura en el ojo es que este se pone rojo. Luego, se siente caliente. Cuando esto se prolonga, viene el lagrimeo. Pero cuando ya toca la córnea, duele. “Llegan a nosotros cuando la situación ya es grave. Esto puede generar heridas en la córnea, lo que requiere mayor gasto y tratamiento. No causa ceguera, pero pueden dejar cicatrices que atenúan la visión”, indicó.

Talavera sostuvo, además, que la radiación es acumulativa. “Queda como una huella en nuestro organismo y, a futuro, vamos a ver problemas más rápido, como la presencia de cataratas, daños en la mácula y en la retina”, afirmó.

Las recomendaciones: usar lentes de medida o de sol con filtro UV al 100%. Asimismo, no exponerse demasiado al calor entre las 11:00 a.m. y las 3:00 p.m. y cuidar los ojos también en invierno.

SABÍA QUE

  • La acumulación de rayos ultravioleta puede generar daños en la mácula, que es la tercera causa de ceguera en personas de la tercera edad, advirtió la cirujana oftalmóloga Verónica Talavera.
  • La especialista recomendó que se evite llevar a la playa a los niños menores de cuatro años para evitar problemas en la piel y en los ojos.
Verónica Talavera 10-01-2020