(USI)
(USI)

Ante la amenaza de los del (Minsa) de entregar los diferentes servicios de los hospitales, la fiscal de Prevención del Delito Esther Saldaña advirtió que aquellos galenos que abandonen sus cargos recibirían penas efectivas de uno a cuatro años de cárcel.

La magistrada refirió que abandonar el cargo en el servicio público de salud, que es considerado esencial, configura delito contra la vida, el cuerpo y la salud, en la modalidad de abandono de personas en peligro, según el artículo 125 del Código Penal.

Saldaña recordó que una vez que el médico formaliza su renuncia debe esperar, antes de dejar el cargo, la aceptación de la misma por el director del establecimiento a través de una resolución –en un plazo máximo de 30 días– y que se designe a su reemplazante. Una vez aceptada la dimisión, tiene que entregar el acervo documentario y los bienes bajo su responsabilidad.

De otro lado, refirió que cinco fiscales recorren diariamente los hospitales del a fin de comprobar que no se desatiendan las áreas críticas (emergencias, cuidados intensivos, operaciones quirúrgicas). Asimismo, anunció que desde este miércoles empezará la inspección en postas y centros de salud.