Los padres deben estar atentos a las huellas que dejan las agresiones en sus hijos para frenarla. (Heiner Aparicio)
Los padres deben estar atentos a las huellas que dejan las agresiones en sus hijos para frenarla. (Heiner Aparicio)

No solo se trata del bullying ni de enfrentamientos entre grupos rivales. Ahora parecen estar de moda entre los adolescentes peligrosos juegos que podrían desencadenar fatales consecuencias. Este fue el caso del menor de iniciales B.B.R.I., de 13 años, quien tras recibir un puntapié en los genitales.

Todo sucedió en medio de un violento juego denominado 'la clave'. Se trata de una sesión de puntapiés y puñetazos. Se forma un grupo de menores que elige una palabra. Luego se desata una brutal violencia que acaba cuando uno de los participantes menciona el vocablo o no soporta más la paliza.

SUMAMENTE PELIGROSOSPero este mal llamado juego no es el único. Hay otros igual de violentos, como el 'choking game' (que consiste en estrangular a una persona hasta que pierda el conocimiento) y la 'cuerda voladora' (en el que se jala a otro muchacho con una soga hasta que este se arrastre por el suelo).

El psicólogo social Federico Tong señaló que los juegos entre adolescentes son cada vez más violentos. "Este fenómeno no es nuevo. Pero se evidencia que el nivel de brutalidad va en aumento", aseguró el especialista.

Tong afirma que existe un afán por exacerbar la agresividad. "El tema va más allá de la casa. También tiene que ver con lo que se encuentra en los medios, en la calle, en Internet y en los videojuegos", recalcó.

¿Qué hacer? El profesional recomienda que en los centros educativos se lleven a cabo trabajos de prevención.

SABÍA QUE

- Según Federico Tong, los adolescentes asocian la violencia y la agresión con la burla y con el placer.

- Afirma, además, que se trata de un fenómeno que se da en todos los estratos sociales y culturales.

- Los juegos violentos generan cada vez más aceptación entre los jóvenes, dice el especialista.

- Están asociados a los grupos escolares y barriales que actúan de manera voluntaria.