La captura del ‘Tio Charlie’ acaparó la atención de los medios. (USI)
La captura del ‘Tio Charlie’ acaparó la atención de los medios. (USI)

La , 'Tio Charlie', y en un departamento de Miraflores donde se había montado un laboratorio de 'crack' disparó las alarmas. Aunque el , la Policía cree que es parte de una red internacional que está introduciendo este tipo de droga en Lima, donde se usa muy poco.

Mientras las pesquisas avanzan, expertos advierten de los riesgos que implica que el consumo del 'crack', una droga de fácil elaboración pero que deteriora severamente las neuronas y el pulmón, se masifique en la capital si es que no se toman acciones de control y preventivas inmediatas.

William Cabanillas, especialista en asuntos técnicos de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), explicó que el 'crack' es una droga que se deriva de la cocaína y su preparación no requiere de mayor tecnología: con amoníaco y bicarbonato de sodio basta. Su comercialización es también fácil porque puede distribuirse por los canales habituales de venta de pasta básica y clorhidrato.

Por investigaciones clínicas, explicó el especialista, se sabe que los estímulos del crack se generan inmediatamente, entre los 5 y 10 primeros segundos, pero duran poco tiempo. Para alargar el efecto, se consume más y genera una mayor adicción. A ello se suman los daños a la salud y los males sociales que provoca el ingerir esta sustancia.

Cabanillas dijo, por ejemplo, que el deterioro neuronal y pulmonar es severo, y que los efectos en el sistema cardiovascular y nervioso central pueden provocar hasta una muerte súbita por su excesivo consumo.

Agregó que la adicción de las mujeres se asocia, la mayoría de las veces, al tráfico sexual, violencia contra ellas o violación.

Los comercializadores de drogas pueden encontrar grandes beneficios en elaborar crack. En EEUU este estimulante surgió por el interés de los traficantes en optimizar los beneficios producidos por el clorhidrato de cocaína, pues los efectos psicoactivos los produce al menor costo posible.

Ante esta situación, Devida ha propuesto articular sistemas de información entre la Policía y los gobiernos locales, por un lado, y conjuntamente desarrollar espacios educativos.

"No solo hay que controlar los lugares de venta y consumo de drogas, también hay que proteger de los riesgos que ello implica a los niños, niñas y adolescentes que viven en la zona", puntualizó Cabanillas Rojas.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTOEste año, Devida impulsa, junto con los ministerios de Salud y Educación, el Programa presupuestal de prevención y tratamiento, informó Cabanillas Rojas.

Un total de S/.21 millones soles se destinará a 20 gobiernos regionales para que realicen tareas de prevención integral en las escuelas públicas de sus jurisdicciones. Se ha diseñado un plan que beneficiará a 200 mil escolares de educación secundaria. "Es una inversión y cobertura que se hacen por primera vez en nuestro país", afirmó el funcionario.