La está destinada a ser una vía rápida y de fácil acceso. Sin embargo, en el lugar uno se puede topar con pistas de un carril y pasar a otra de dos en menos de 50 metros, lo que genera gran confusión entre los conductores.

Eso no es todo. En otros tramos ubicamos de tres a cuatro carriles en un sentido, mientras que en el otro sentido solo hay dos carriles (ver infografía).

Esta situación se produce debido a que no existe una autoridad única que maneje las obras en este sector, reconoció Gustavo D'Angelo, ex presidente de la Autoridad de la Costa Verde.

"Cada alcalde hace lo que más le conviene. No trabajan de manera coordinada y se plantean diferentes proyectos", afirmó.

El arquitecto y urbanista Jorge Ruiz de Somocurcio advirtió que este problema ya está generando congestión vehicular. "Se están viendo cuellos de botella en las bajadas Marbella y Balta. Aquí es donde deberían ampliarse las vías", manifestó a Perú21.

También criticó la forma en que se realizan los trabajos en el litoral. "Primero debieron hacerse los malecones y ciclovías. Todo está al revés y cada vez hay menos espacio con los nuevos carriles", afirmó.

Por: César Takeuchi (césar.takeuchi@peru21.com)

TAGS RELACIONADOS