El generó gran malestar entre los conductores debido al intenso tráfico que se dio –sobre todo– por la mañana. Los embotellamientos de automóviles ocurrieron en y San Isidro.

Perú21 comprobó en un reccorido el fastidio de los usuarios. "Estoy aquí más de 15 minutos y no avanzo, esto es una exageración", dijo un taxista que se trasladaba por la avenida El Ejército hacia .

En sentido norte-sur, las vías estuvieron restringidas desde la bajada Escardó, en el distrito de San Miguel, hasta la bajada San Martín, en , desde las 06:30 a.m.

Los choferes que se dirigían de Barranco al Callao utilizaron las vías desde la bajada Balta y las avenidas Marbella, Bertolloto y Escardó como rutas alternas.