Corredor Azul: Miraflores y Defensoría del Pueblo piden cambios

Presentaron observaciones contra el eje vial Tacna-Garcilaso-Arequipa y exigen que sean resueltas pronto para aminorar el caos vehicular.

No hay insuficiente información. (Allen Quintanilla/USI)

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Al malestar de numerosos usuarios del Corredor Azul, el miércoles se sumaron las observaciones de la Municipalidad de Miraflores y de la Defensoría del Pueblo, que pidieron que se realicen cambios en este sistema de transporte.

La comuna distrital, por ejemplo, aseguró que la carga vehicular se ha incrementado considerablemente en la Av. Larco, sobre todo, entre la cuadra 6 y el óvalo de Miraflores.

Además, los buses azules congestionan el único carril exclusivo para el transporte público por su tamaño y el tiempo que permanecen estacionados para recoger pasajeros.

A través de un comunicado, Miraflores sostuvo que la seguridad en el óvalo Gutiérrez se ha afectado, pues se ha convertido en ruta alterna de cientos de buses, cústers y combis. Lo mismo ocurre en la Av. Ricardo Palma y las calles Colina y González Prada, que son empleadas para acceder a la Av. Petit Thouars.

Precisó que el caos también se ha apoderado de la Av. José Pardo como consecuencia del cierre de la Costa Verde. Un panorama similar se vive en el puente Villena y en la Av. José Gálvez.

Asimismo, se informó que los buses azules que giran en el óvalo de Miraflores no tienen una frecuencia adecuada.

MÁS CONGESTIÓN La Defensoría del Pueblo ha hallado puntos críticos, como los paraderos Virú y Amancaes, donde se aglomera gran cantidad de personas. El otro problema es la frecuencia de paso de las unidades, que tardan de cinco a ocho minutos, y no los dos que prometió Protransporte.

A esto se suma, según la Defensoría, la insuficiente información sobre lugares de embarque, sobre las paradas que hace cada ruta del corredor y sobre los desvíos que realizan los buses y combis que normalmente circulaban por las avenidas Tacna, Garcilaso de la Vega y Arequipa.

Ambas instituciones invocaron a la comuna metropolitana que se hagan las correcciones del caso para no perjudicar a los vecinos ni a los usuarios de este servicio.

MENOS ANSIEDAD Al respecto, el presidente de Protransporte, Gustavo Guerra García, pidió al público que tenga "más paciencia y menos ansiedad". Además, reconoció que aún hay fallas.

El funcionario sostuvo que la mañana del miércoles salieron a laborar 138 buses –20 más que el lunes– y que el lunes lo harán unas 150 unidades.

Sostuvo que todavía hay que superar algunos problemas de gestión de tránsito, los que están relacionados con mejorar la frecuencia de paso de los buses. En cuanto a los 'taxis-colectivos' que llevan pasajeros por S/.4, enfatizó que se realizarán trabajos de fiscalización.

Informó que por la noche ya se habían enviado al depósito 18 vehículos que prestaban el servicio informal de 'taxi-colectivo' en la avenida Garcilaso de la Vega. Asimismo, se impusieron 30 actas de control a taxistas que no cumplían con las normas.

HAY QUE HACER SACRIFICIOSLa alcaldesa de Lima, Susana Villarán –quien se encuentra de licencia–, sostuvo: "Van a pasar unos días de sacrificio, de acostumbrarnos dónde tomar y dónde abordar. Una vez que lo hagan, van a ir de manera más fluida y van a ahorrar tiempo".

Reiteró que según la empresa española Target, la demanda de pasajeros en el corredor era de 100 mil personas en un día laborable. "Pasamos a 250 mil. Eso es porque es gratis, porque es la novelería. Eso tenemos nosotros", aseveró.

Villarán afirmó que todos los inconvenientes en el eje vial se solucionarán en un par de semanas. No descartó que se amplíe la 'marcha blanca'. El miércoles, cústers procedentes del Callao –entre ellas algunas de Orión– bloquearon la cuadra 1 de la Av. Salaverry durante 10 minutos.

Según afirmaron los choferes de dichas unidades, esta medida se tomó debido a que solo pueden llegar a ese punto. De ahí tienen que retornar al Callao. Los pasajeros bajaron de los vehículos y tomaron otros buses.

Ir a portada