C04-tubos-de-sangre

El gerente de Desarrollo Humano la Municipalidad de , Luis Llanos, alertó que muestras de sangre fueron arrojadas en plena vía pública. Estos materiales fueron hallados en el cruce de la avenida Pardo con la calle Elías Aguirre, a vista y alcance de los transeúntes.

En declaraciones para América Noticias, el funcionario indicó que esta acción es una forma negligente y peligrosa forma de desechar material biocontaminado en plena calle y en medio del estado de emergencia por el COVID-19.

Las imágenes difundidas por el matinal revelan que además de muestras de sangre también aparecen jeringas esparcidas la vereda y pista. De esta manera, el abandono de esta clase de residuos en plena calle confirma que no se siguieron protocolos de seguridad ni el manejo que involucra este tipo de objetos médicos.

MIRA: Miraflores: 15 intervenidos en fiesta dentro de una casa de huéspedes en toque de queda

“Es una irresponsabilidad. Este es un delito contra la salud pública. Es una emergencia sanitaria porque estos tubos con sangre pueden tener desde COVID-19, VIH, hepatitis, etc. No sabemos, aún el contenido. Estamos pidiendo imágenes de la cámara de seguridad para inmediatamente conocer a los responsables y ver una denuncia penal con el procurador porque esto no se puede permitir”, señaló el gerente municipal.

“Estos residuos necesitan un tratamiento especial ya una empresa se encargará [del recojo] para colocarlo con una bolsa roja e incinerarlo como corresponde. Estos residuos no deben mezclarse con la basura común. Estos muestran deben ser de un laboratorio cercano que no utilizó una empresa que manejo residuos biocontaminantes”, agregó.

MIRA: Miraflores: Fiscalía amplía investigación a joven contagiado con coronavirus que escupió a sereno

¿Por qué este tipo de material no debe ser abandonado de esta forma?

Según se especifica en la Norma Técnica de Salud de la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa), se trata de residuos peligrosos y contaminados con agentes infecciosos o que pueden contener altas concentraciones de microorganismos, riesgosos para las personas que entren en contacto con estos.

De acuerdo a lo que indica el protocolo, este tipo de material que contiene fluidos (sangre, saliva, etc.), debe ser desechado en bolsas rojas y no entrar en contacto con las personas. Estas indicaciones deben ser cumplidas para no poner en peligro la salud de la comunidad.

VIDEO RECOMENDADO

Incrementa demanda de oxígeno ante segunda ola de COVID-19