Tras el feliz desenlace , la comerciante Olinda Ramírez Alvarado (44), contó detalles de cómo encontró en Chimbote a la pequeña, quien fuera secuestrada el pasado 1 de setiembre del hospital Arzobispo Loayza.

"Habrá sido las 8:45 p.m., estaba guardando mis cosas para irme. Cuando me percaté la niña estaba sola comiendo un caramelito. Me acerqué y la llevé a dar vueltas al mercado y nadie daba razón. (Luego) llamé al Serenazgo para llevarla a la comisaría", contó.

La comerciante, quien lleva 16 años dedicada a su trabajo, se emocionó al ser consultada sobre los S/.20,000 que por parte del Ministerio del Interior.

"Agarraré para algo bueno que me sirva. A buena hora me ha caído esa plata. Nos caerá una bendición de Dios para comprarnos un puesto", dijo con la voz entrecortada.

Asimismo, se dirigió a la madre de Bayolet, quien la perdió luego de dejarla a cargo de una extraña en el concurrido nosocomio.

"Que la cuide bastante y que nunca se despegue de sus hijos. Para nada. Yo también tengo una nieta de su edad y nunca me despego de ella", aconsejó.