Indignante. Un video aficionado captó cómo una niña de solo 3 años es obligada a que le coloquen un piercing en la ceja, pese a que no dejaba de gritar y llorar por el dolor.

El hecho ocurrió en la tienda Vicious Tattoo Body Piercing, de una galería de la avenida San Juan, en el distrito de . La pequeña es llevada por su propia hermana, quien la fuerza a que le coloquen el accesorio.

El sujeto que realiza el trabajo se muestra indiferente y le atraviesa la aguja sin inmutarse. Otros jóvenes toman fotos del hecho, mientras la niña llora de desesperación. Para colmo, la hermana se ríe y le ofrece dulces para que deje de gritar.

Según informó Primera noticia, no sería la primera vez que el local denunciado coloca este tipo de piercings a menores de edad, como muestra en fotos de su cuenta de Facebook.