La matrícula no está sujeta a la presentación de un documento que acredite el estado de salud del alumno. (Internet)
La matrícula no está sujeta a la presentación de un documento que acredite el estado de salud del alumno. (Internet)

El informó que los directores que condicionen la matrícula escolar a la presentación de un certificado que acredite si el alumno padece o no (TBC) pueden ser amonestados y hasta destituidos de su cargo.

Según Gabriel Peredo, representante de la (Cader) del sector educativo, la sanción será determinada por la comisión de procesos administrativos, ya que es un caso de discriminación.

"Dependiendo de la gravedad, los directores o personal administrativo que incurran en esta mala práctica pueden recibir amonestaciones, multas, ser suspendidos sin percibir sueldo o ser destituidos definitivamente de su cargo", advirtió.

Refirió que en un colegio estatal del distrito de Lince se pidió al padre de familia el mencionado certificado para matricular a un alumno, pero el caso no llegó a mayores, gracias a la intervención inmediata del Cader.

Peredo sostuvo que es importante conocer si el menor padece alguna enfermedad, pero ello no puede ser un factor determinante para decidir si procede o no su matrícula.