La mayoría carecen de los implementos de seguridad requeridos para su funcionamiento. (Rochi León)
La mayoría carecen de los implementos de seguridad requeridos para su funcionamiento. (Rochi León)

El (CGBVP) reveló que al menos cinco grandes centros comerciales de Lima corren un alto riesgo de sufrir un incendio similar al ocurrido en , debido a que estos incumplen las medidas de seguridad establecidas por .

Antonio Zavala, comandante general de dicha institución, señaló que dichos lugares son los mercados Ciudad de Dios (San Juan de Miraflores), el de Productores (Santa Anita) y Unicachi (San Martín de Porres); así como el de Ceres y otros ubicados a la margen de la Carretera Central en Ate, donde funcionan galerías informales.

En diálogo con la agencia Andina, Zavala sostuvo que las mencionadas zonas comerciales carecen de los implementos de seguridad requeridos para su funcionamiento como extintores o mangueras, y en el caso que los tengan, estos no cuentan con el debido mantenimiento ni el adecuado suministro de agua en el caso de registrarse algún siniestro.

De otro lado, detalló que los cables de electricidad en dichos lugares no están correctamente instalados y que ello puede generar un corto circuito. En el caso de Mesa Redonda, hay 138 galerías, de las cuales la mayoría no presentan buenas condiciones de seguridad y sobrepasan el aforo establecido, añadió.

Además, mencionó que el peligro de incendio u otras emergencias de gran magnitud se cierne sobre el bulevar de Comas, en donde hay varias discotecas en las que generalmente no se respeta la capacidad máxima de asistentes y carecen de señales de evacuación.

Este es el caso del bulevar de Asia, ubicado al sur de Lima, que enfrenta un riesgo de consideración, ya que no hay una compañía de bomberos cercana para atender eventuales emergencias por incendio o sismo, acotó.

La máxima autoridad de los hombres de rojo instó a las autoridades municipales que extremen la fiscalización y sean rigurosas al momento de otorgar permisos de funcionamiento a los locales comerciales y de diversión. "Antes que cualquier consideración debe primar la seguridad y la vida humana", recalcó.