La clausuró temporalmente el local de la ubicado en la cuadra 16 de la avenida La Marina, pues detectó que funcionaba sin licencia de funcionamiento.

Si bien el restaurante aprobó la inspección de salubridad, no demostró cumplir las normas de seguridad en sus instalaciones, ya que no tramitó el certificado de Defensa Civil.

De acuerdo con María Ruiz, funcionaria de Defensa Civil de la comuna, la administración de la pollería pidió una inspección del local para el pasado 21 de diciembre, pero hasta hoy los encargados no han facilitado la realización de dicha diligencia y, pese a ello, inauguraron el recinto ayer.

Las autoridades ediles indicaron que a los administradores de la pollería se les impuso una multa equivalente al 50% de una UIT. La empresa tiene la posibilidad de impugnar el cierre temporal.

DATOLa Municipalidad de San Miguel . Antes la había multado por reutilizar aceite en sus frituras.