Castillo Gonzales desapareción cuando enseñaba una vivienda que iba a alquilar. (César Fajardo/Difusión)
Castillo Gonzales desapareción cuando enseñaba una vivienda que iba a alquilar. (César Fajardo/Difusión)

La esperanza de encontrar con vida a la empresaria inmobiliaria María Rosa Castillo Gonzales (56), quien estaba como , se apagó para su familia. Ayer se informó que unos restos calcinados hallados el miércoles en pertenecían a la mencionada mujer.

Si bien una prueba preliminar de odontograma confirma su identidad, la Policía está a la espera de los resultados de los exámenes de ADN que se practicaron en la Morgue Central de Lima.

EL HALLAZGOA las 11:30 de la mañana del último miércoles se informó del hallazgo de un cadáver en una chacra ubicada en el límite de Manchay con Pachacamac, en Cieneguilla.

Personal policial del sector levantó los restos y los trasladó a la morgue. Ahí se internó a la víctima como no identificada e, incluso, no se precisó el sexo.

La noche del viernes, los médicos forenses informaron con el protocolo de necropsia Nº 3650 que el cadáver correspondía al de una mujer de más de 46 años. Presentaba el 85% del cuerpo calcinado.

Según la Policía, el pie derecho de la víctima no estaba quemado en su totalidad. "Esto nos ayudará para su identificación a través de la prueba de ADN", informó el coronel Alberto Papuico, jefe de la División de Investigación de Personas Desaparecidas de la Dirincri.

Sin embargo, explicó que la tarde de ayer los familiares de la empresaria les entregaron su último chequeo dental. Así, mediante el odontograma se comprobó que los restos quemados eran de María Castillo. "Además de estos exámenes, tenemos otros indicios de que demuestran que se trata de ella", sostuvo Papuico.

Entre estas pruebas figuran las prendas de vestir de la empresaria, las mismas que fueron encontradas en el lugar en el que se abandonó el cadáver. Además, en su camioneta Toyota RAV, de placa ROR-013, se halló tierra que corresponde a la misma zona donde se ubicó el cuerpo.

ENTORNO FAMILIARAgentes de la Dirincri sospechan del entorno familiar de la víctima debido a que aún no se ha podido confirmar la versión de que supuestos clientes la habían llamado para el alquiler de una de sus propiedades en La Molina.

También está el hecho de que nunca hubo una llamada de los supuestos secuestradores para exigir el dinero del rescate. A esto se suma que en la denuncia de desaparición consta que ella salió de su casa tras discutir con un familiar.

Ante ello, los peritos de Criminalística llegaron ayer a la casa de María Castillo, ubicada en la manzana 3-L, lote 21, de la urbanización Sol de La Molina, y a su departamento situado en el jirón Jamaica 249, urbanización Santa Patricia, ambos La Molina. Este último era el que supuestamente iba a alquilar.

Ahí los agentes realizaron las pruebas de reactivo de luminol (búsqueda de restos de sangre) a fin de establecer si en este lugar se cometió el asesinato.

DATOS

- Se informó que uno de los hijos de la empresaria María Castillo fue interrogado ayer por la Policía. También lo sometieron a una prueba de perfil psicológico. Otros familiares serán citados en los próximos días.

- Hasta el cierre de esta edición, los familiares de la mujer de negocios permanecían en la Morgue Central de Lima. Ellos se mostraron herméticos con la prensa.