Tras un año de los terribles estragos que causó el Fenómeno del Niño Costero, las intensas lluvias vienen afectando de manera notable a una zona del asentamiento humano Cantagallo, en el distrito de .

La localidad fue evacuada tras un incremento del caudal del . Varias casas del lugar fueron abandonadas por sus dueños, quienes se han visto obligados a dormir en carpas.

Muchas de estas viviendas están en riesgo de colapsar y los vecinos, quienes reclaman a las autoridades locales, se mostraron sumamente preocupados por la complicada situación.

Luis Bueno, alcalde de Chosica, dejó en claro que estos problemas han sido inevitables y que no se ha recibido la ayuda necesaria. 

"El clima ha ido cambiando. Aquí nadie se ha quedado cruzado de brazos. Se necesitan recursos y presupuesto. Se necesita el apoyo del gobierno central. No se limpió el Huaycoloro y no se hicieron los muros en las zonas que pedimos", manifestó a Latina.

TAGS RELACIONADOS