Tras una búsqueda de seis horas, personal de la Unidad de Rescate de la Policía Nacional encontró el cuerpo de Paola Susana Mariscal Flores (23), quien se arrojó esta mañana al río Rímac, a la altura del Puente Caracol, en el kilómetro 33 de la Carretera Central, en el camino de ingreso hacia la , en .

Ella tomó esa decisión debido a una pelea con su pareja al regresar de una discoteca con sus primas, según contó un familiar a RPP.

El cadáver fue hallado debajo de una llanta de camión, a la altura del asentamiento humano Luis Bueno Quino, a unos 200 metros del lugar donde se arrojó. La corriente del río no siguió arrastrándolo debido a la cantidad de piedras de mediano tamaño que se ubicaban en ese sector.

La suicida deja en la orfandad a un niño de cuatro años.