Una mujer llegó a su pequeña bebé de cuatro meses al hospital María Auxiliadora, en San Juan de Miraflores, asegurando que padecía tos. Sin embargo, los médicos hallaron un terrible hecho: la menor llegó cadáver y con signos de haber sido ultrajada.

Fue cuando comenzaron a examinarla que descubrieron sangrado en su pañal. El diagnóstico clínico arrojó agresión sexual, por lo que esto fue incluido en el parte policial.

Ante esto, la Policía inició las investigaciones que se centran en el padre de la bebé, Manuel Ernesto Sánchez García, como principal sospechoso.

La madre de la niña también permanece detenida y se investiga a todo el entorno de la familia, en Chorrillos, para determinar quién cometió el condenable crimen.