Un transeúnte falleció anoche en el Centro de Lima tras asustarse con un perro rottweiler del Serenazgo, que era usado para desalojar a ambulantes.

Adolfo Sabino Joyos Galindo (59) se tropezó y cayó de cabeza al tratar de esquivar al can, que tenía bozal y fue liberado por su custodio, en el cruce de los jirones Ayacucho con Miroquesada.

Testigos manifestaron que el sereno a cargo del animal evadió su responsabilidad alegando que Joyos estaba "pepeado" y que no mostró interés en pedir ayuda para la víctima.

Una ambulancia apareció 40 minutos después ocurrida la emergencia, pero Joyo –quien ayer también cumplía años– ya había expirado.