Reynaldo Choque Barrios, uno de los policías argentinos que prestaba seguridad en la cárcel de Salta en la que estuvo recluido el sicario colombiano Alejandro Trujillo Ospina por extorsión antes de ser extraditado a Perú, fue por los jueces de la Segunda Sala Penal para Reos en Cárcel, a cargo del juicio por el asesinato de la empresaria , en agosto del 2006.

Según el testimonio de Choque Barrios, la suegra de sindicado autor material del crimen, identificada como María Gloria Venegas, le confirmó por teléfono y correo electrónico que su yerno había asesinado a una empresaria en el Perú.

Asimismo, aseguró que Venegas dijo que Trujillo Ospina le confesó que una "hija había mandado a matar a su madre" a través de un e-mail que recibió a su cuenta personal demonioreincidente@hotmail.com.

Este testimonio podría complicar la situación de Eva Bracamonte Fefer y su expareja Liliana Castro Manarelli, procesadas como autoras intelectuales del asesinato.