La justicia cayó sobre , agresor confeso de , a quien bañó en gasolina para luego prenderla en fuego mientras se trasladaba en un bus por las calles de .

Durante la audiencia de este viernes, en la cual se determinó nueve meses de prisión preventiva contra el acusado, Hualpa no pudo evitar las lágrimas cuando tomó la palabra ante el juez de turno.

"Solo quisiera decirle a mi madre que la quiero mucho. Lamento que esté pasando en este momento porque ella también está mal. En verdad quisiera verla para pedirle perdón. Le he ocasionado un daño a toda mi familia", expresó con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada.

"Ojalá pudiera ver a mis sobrinos. Yo lo tengo que pagar. Si me quieren quemar en la cárcel, normal que lo hagan, me lo merezco", agregó.

Carlos Hualpa también aceptó los cargos que se le imputan y reconoció que hizo mal. "Si fuera mi hermana, haría lo mismo que están haciendo los abogados. No es lo correcto. No hay excusas. Lo hice porque lo quería hacer, pero no estaba en todo mi juicio, estaba nublado. Reaccioné así", dijo.

El condenado será trasladado esta tarde al penal Ancón I.