Un mal efectivo policial fue capturado por sus propios colegas cuando recibía una coima de S/.200 de una mujer a la que había extorsionado.

La víctima, identificada como Lidia Chávez Ramos, denunció ante la Fiscalía Anticorrupción que el suboficial Jorge Ormeño Urbina, de la Comisaría Laderas de Villa, la buscó para pedirle S/.5,000. De lo contrario, procedería a 'sembrarle' droga, tal como habría hecho con su hermana, actualmente presa en el penal de Santa Mónica.

Tras su detención, un juez ordenó que Ormeño Urbina permanezca en prisión por lo menos siete meses mientras duren las investigaciones.

El mal policía podría ser sentenciado a hasta 8 años de cárcel por su delito. La denunciante pasó a la unidad de protección de testigos de la PNP.