El Candelabro de Paracas se ha convertido en un referente para el turismo y la pesca de la zona. (Difusión)
El Candelabro de Paracas se ha convertido en un referente para el turismo y la pesca de la zona. (Difusión)

El Candelabro de Paracas, uno de los geoglifos más bellos y famosos de la provincia de Pisco, fue declarado por el Ministerio de Cultura como Patrimonio Cultural de la Nación.

Se trata de la primera declaratoria de paisaje cultural en el Perú y las razones son el espacio físico natural que abarca, con valores históricos, tanto por la cronología como por el enigma de su origen. Además, porque forma parte de la identidad local, regional y nacional.

*El Candelabro de Paracas tiene una extensión aproximada de 170 metros y está grabado en la superficie, con profundidad promedio de 1.20 metros. *

Según se detalla en la resolución, la atmósfera salitrosa que envuelve la colina ha actuado como aglutinante, apelmazando y endureciendo la arena que rodea al candelabro.

A pesar de los sedimentos arenosos que cubren la superficie, los fuertes vientos Paracas rellenan y vacían regularmente la figura, de tal manera que las líneas del dibujo siempre están bien marcadas.

Este geoglifo es el único en su tipo registrado formalmente en todo el continente americano. No existe otro trazado con la misma representación, cualidades y características físicas geográficas.

Este paisaje cultural es reconocido por los pobladores de San Andrés, Pisco y Paracas como "suyo", generando el sentimiento de pertenencia desde generaciones atrás.

Además, se ha convertido en un referente para la ubicación y localización de especies marinas para la pesca local y forma parte de la actividad turística de la zona.