Desde el 31 de mayo, el paro regional que se acata en ha paralizado varias actividades, entre ellas las clases en los colegios ubicados en las ciudades más involucradas en las protestas contra el como, por ejemplo, Celendín, Bambamarca y Cajamarca. Casi 20 días después, varios colegios han abierto sus puertas, pero la asistencia de docentes todavía es limitada en muchos centros educativos.

En varias instituciones educativas, las puertas se han abierto y los alumnos han ingresado a sus aulas. Colegios como Andrés Avelino Cáceres, San Ramón y Fe y Alegría tienen clases confirmadas por una coordinación entre los directivos y los docentes, informó Canal N.

"Estamos coordinando de manera directa con los organizadores de las protestas. Si bien ellos van a continuar con sus manifestaciones, necesitamos que se reinicien las labores educativas para que la recuperación de clases sea viable", sostuvo el director regional de Educación, César Flores.

Sin dejar de mostrar su respaldo a las protestas contra el megaproyecto de la minera , al asegurar que las manifestaciones son un "derecho constitucional", el funcionario sostuvo que su responsabilidad es velar porque se respete el derecho a la educación de los niños.

Por eso, advirtió que ya no se pueden seguir perdiendo clases porque se pone en riesgo el año escolar. "La recalendarización es un hecho que se va a trabajar a través de una directiva. Los directores tendrán que acudir a las UGEL para reprogramar sus actividades", informó Flores.

El apoyo de los profesores a las protestas y la paralización de clases responde, según flores, a dos factores: primero, a que el gremio de docentes del Sutep está asociado al Frente de Defensa Regional y, segundo, porque la presencia militar en Cajamarca los obliga a velar por la seguridad de los menores.

Sin embargo, el director regional de Educación se mostró en contra de que se apliquen descuentos a los profesores que no fueron a trabajar porque eso perjudicaría –según dijo– la recuperación de clases perdidas.

"Si hacemos los descuentos, perdemos la oportunidad de recuperar las labores educativas. A un maestro que le descuentan, no tiene la obligación de recuperar las horas de clases", señaló.