Un brutal castigo recibió una mujer y su amante a manos de las rondas campesinas del pueblo de Calispuquio, en la región , al descubrirse la relación extramatrimonial que mantenían en secreto.

El enfurecido esposo de Rosa Serquin Chávez, de 36 años, le propinó una bofetada al enterarse de que lo engañaba con su hermano Eusebio Cueva Merchani, de 34.

Serquín y Cueva recibieron 15 latigazos cada uno en la espalda y en las nalgas como castigo. Tras acabar con la tortura, ambos se comprometieron a romper su prohibida relación.

Los ronderos justificaron el maltrato alegando que, con este tipo de castigo, se erradicará la infidelidad en el pueblo.