Las pinturas rupestres del cerro Qayaqpuma, ubicadas entre los distritos de Llacanora y Baños del Inca y consideradas el centro más grande e importante de América –porque allí se han registrado más de cuatro mil dibujos de 15 mil años antes de Cristo–, están siendo destruidas por vándalos que visitan la zona y hacen inscripciones con aerosol y pintura.

Alfredo Mires Ortiz, antropólogo que se ha dedicado a investigar por más de 20 años el lugar, informó a Perú21 que uno de los lugares más afectado es la caverna de Pumaushco, donde también se ha encontrado evidencia de las culturas Cajamarca y Wari, así como restos arqueológicos, tumbas, andenes y santuarios.

Refirió que las pinturas rupestres del lugar están totalmente desprotegidas y, ante la falta de guías, los visitantes llegan y recorren el lugar, ignorando su importancia.

"Lamentablemente, en los libros de historia se difunde poco el tema de la prehistoria y es por ello que los escolares escriben encima de las pinturas, creyendo que solo se trata de una mancha", sostuvo.

El experto explicó que en Qayaqpuma se encuentran escenas de convivencia y se revela la existencia de camélidos americanos, que habrían sido domesticados desde tiempos muy remotos. "También hay figuras de niños que pueden ser observadas en base al clima y al tiempo", explicó.

Pero no solo eso. Henry Hidrogo, arqueólogo del Ministerio de Cultura, advirtió que algunos pobladores también están construyendo sus viviendas en las faldas del cerro Qayaqpuma y, por si fuera poco, están arrojando montículos de basura en el lugar.

Al respecto, la directora de Cultura de Cajamarca, Carla Díaz, dijo a Perú21 que próximamente se instalarán en la zona 205 hitos para demarcar la zona y evitar que siga la destrucción. "También se pondrá vigilancia y se evalúa cerrar temporalmente el área para su protección", puntualizó.

TENGA EN CUENTA

- Las cuatro mil pinturas rupestres que alberga el cerro Qayaqpuma están distribuidas en 400 puntos. Cada una mide entre dos centímetros y seis metros.

- Los guías de turismo de la agencia Cumbemayo, que llevan turistas al lugar, indicaron que los escolares son los que más destruyen y hacen pintas en el área.

- La oficina del Ministerio de Cultura de Cajamarca informó que se necesitan unos 300 mil soles para la limpieza de la zona.