La imaginación de los 'burriers' para idear medios de transporte de droga hacia el exterior no tiene límites. Efectivos de la encontraron cerca de tres kilos de clorhidrato de cocaína en un disfraz de que tenía como destino . La ilegal mercadería estaba distribuida en la cabeza, botas y el cuerpo del muñeco.

Pero eso no es todo, ya que los agentes también hallaron cocaína en empaques de snacks y latas de bebidas energizantes en el equipaje de otro 'burrier', quien además los había camuflado en los soportes de plástico de su maleta. En total, las autoridades lograron decomisar 16 paquetes de droga.

Finalmente, un extranjero fue sorprendido intentando sacar del país con destino a España varios empaques de cocaína forrados con papel platino ocultos entre su ropa.