El sueño de conseguir uno de los departamentos de la Villa Panamericana, que el Gobierno ha prometido a todos los atletas peruanos que ganen alguna medalla en los , fue el principal incentivo que llevó a Miguel Ángel Germán Acosta a dejarlo todo en el ring. 

El sueño de Miguel Ángel era poder regalarle ese departamento a su madre, y solo tenía que conseguir una medalla. Lamentablemente, al caer frente a su oponente de Antigua y Barbuda en la disciplina de boxeo, su sueño tuvo que ser aplazado.

En un arranque de sinceridad, el entristecido atleta de 24 años se disculpó con su madre por no lograr su objetivo, sin imaginar que sus lágrimas calaron en todos los peruanos y permitieron conocer un poco más a un joven deportista, cuya única meta es sacar adelante a su familia y poner en alto el nombre del país.

Esto hizo que miles de personas compartieran su historia hasta que llegara a los oídos de Gonzalo Pérez, Gerente General de la empresa peruana de apuestas deportivas, quien decidió patrocinar a Miguel Ángel para que pueda cumplir su sueño.

“Se trata de un deportista que entrena incansablemente desde hace 7 años, e incluso ha tenido la voluntad de superar la tuberculosis por el deseo de representar a su familia y al Perú en los Juegos Panamericanos. Por ello, Apuesta Total quiere reconocer a este increíble boxeador otorgándole un patrocinio económico que le permita cumplir el sueño de regalarle un departamento a su mamá”, explicó el ejecutivo.

“Regalarle un departamento a mi mamá era un anhelo que tengo desde siempre. Cuando me tocó perder y dije “hoy no se pudo, pero mañana sí se podrá”, fue algo que me salió del corazón, no pensé que iba a tener esta oportunidad tan pronto”, reveló Miguel Ángel.

Según el acuerdo, la empresa patrocinará por 4 años a Miguel Ángel, por un valor total de 55 mil dólares, y así el atleta se convertirá en embajador de la marca de apuestas.

Pero eso no fue todo, ya que el monto total será entregado por adelantado al pugilista peruano, con el compromiso de que sea utilizado para la compra de un inmueble, y que continúe con sus estudios profesionales y sus entrenamientos, con miras a representar al Perú en las próximas Olimpiadas de Tokio 2020.