El Boulevard de Asia es concurrido cada fin de semana por centenares de adolescentes. (Perú21/Referencial)
El Boulevard de Asia es concurrido cada fin de semana por centenares de adolescentes. (Perú21/Referencial)

Cada verano el se convierte en el punto de encuentro para miles de jóvenes, quienes llegan para pasar horas en las discotecas y bares que allí abundan. Pero su afán de celebrar convive con las escenas de violencia y descontrol que ocurren en cada fin de semana.

Un reportaje de Panorama demostró cómo decenas de menores de edad pueden conseguir licor sin impedimento alguno, a pesar de que las leyes son claras en no permitir su consumo. Los dueños de los locales comerciales no les piden identificación alguna.

Del mismo modo, las peleas y discusiones abundan. En el reportaje se puede ver cómo un grupo de jóvenes golpea a otro sujeto. La falta de seguridad y de autoridades en la zona permite que se vean estas escenas cada fin de semana.

Y el exceso de alcohol también origina que muchos de los jóvenes terminen en un estado lamentable. En el reportaje de Panorama una menor indica que sus padres no tenían ni idea de que ella estaba en el boulevard.