Una menor de 17 años quedó al borde de la muerte luego de ser baleada por el padre de su hija de tan solo tres meses. El sujeto la habría atacado cuando se encontraba con la pequeña en su vivienda, ubicada en ().

La joven madre recibió un disparo en el cuello por parte de su pareja Secarlos Muñóz Correa. El proyectil rompió una delicada arteria que ahora impide la irrigación de sangre al cerebro. Hasta el momento, su pronóstico es reservado.

"Tiene un problema vascular y un problema neurológico. Ahora estamos viendo si hay una lesión en la tráquea o el esófago, pero ahorita ella está en coma, con un poco de taquicardia. Solo hay que esperar", dijo Aldo Lamas, director regional de Salud del Callao.

La pareja de jóvenes tenía una relación hace dos años. En la manifestación dada por Muñóz, este confesó que en reiteradas oportunidades había agredido a la adolescente, informó 90 matinal.

Luego de cometer el ataque, el joven se entregó al Departamento de Investigación Criminal de Bellavista. Aunque pidió perdón por sus actos, la familia de la afectada no cree en su arrepentimiento y pide justicia.