Condominio Aquamarina ocupa parte de terreno que estaba destinado a parque. (Perú21)
Condominio Aquamarina ocupa parte de terreno que estaba destinado a parque. (Perú21)

La Municipalidad de aprobó ayer, en sesión de concejo, poner en subasta pública 108 metros cuadrados de acantilado, en la avenida 28 de Julio. Esta venta estaría dirigida a beneficiar a los residentes del exclusivo edificio Aquamarina, construido en una zona que estaba destinada para un parque.

Según Fredy Vicente, asesor legal de la comuna barranquina, ya se ha recibido una oferta de 513 mil dólares por parte de los dueños del mencionado edificio.

La historia se remonta al año 2007, cuando se inició la construcción. De acuerdo con Vicente, la empresa a cargo de la obra –Kalandar Internacional que ahora se llama El Ancla Group– se apropió, de manera indebida, de un terreno edil que estaba destinado a áreas verdes.

Esta situación fue advertida por la actual gestión. "Teníamos solo dos opciones: demoler todo, luego de un engorroso proceso judicial que tomaría varios años, o vender el terreno. Hicimos las consultas legales respectivas y optamos por la segunda alternativa", manifestó el funcionario a Perú21.

En opinión de Vicente, se trata de una solución realista. "No es una venta directa. Lo cierto es que hay un edificio construido hace cinco años y pensar en una demolición es pensar en una barbaridad. Cuando hay terceros que compran de buena fe, ellos tienen derechos", sostuvo.

Se informó que inicialmente ofrecieron 80 mil dólares. Luego mejoraron su oferta a 513 mil dólares.

MAL PRECEDENTEPara Javier Alvarado, representante de la Junta de Vecinos de la Av. Grau, existe gran malestar entre los barranquinos por esta situación.

Afirmó que se trata de un mal precedente, pues en cualquier momento las constructoras se pueden apoderar de espacios públicos para, luego, regularizar la invasión.

Indicó que detrás de todo esto se encuentra la compañía El Ancla Group que necesita inscribir los planos en registros públicos y lo que les hace falta es tomar posesión de ese terreno.

"La comuna ha aplicado un pragmatismo muy simplista. Además, existen indicios de que la obra tendría serios problemas estructurales", dijo.

SABÍA QUE

- Según el dirigente Javier Alvarado, la Defensoría del Pueblo ha recomendado que se anule la licencia y la conformidad de esta obra.

- Señaló que de comprobarse que el edificio no es habitable, este debería ser demolido.

- Desde su punto de vista, la Alcaldía de Barranco no debió vender los 108 metros de acantilado, pues esta edificación ha producido un gran impacto en la Costa Verde.