Buena parte de las extorsiones se dirigen desde los penales norteños. (USI)
Buena parte de las extorsiones se dirigen desde los penales norteños. (USI)

Por Fabiola Valle

El hampa en Chiclayo tiene unos dos millones y medio de soles en sus cuentas producto del cobro de cupos. El fiscal Juan Carrasco, representante de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de la capital lambayecana, reveló que desde 2012 hasta la fecha se ha detectado 150 cuentas bancarias que han abierto los extorsionadores para que sus víctimas depositen el dinero producto de los chantajes.

"Cada cuenta mueve entre S/.50 mil y S/.120 mil mensuales, y tiene un tiempo de duración de tres meses, como máximo. Apenas reciben el dinero (los extorsionadores) lo retiran de inmediato. Hasta la actualidad hemos intervenido unas 15 cuentas. Las principales bandas que extorsionan en Chiclayo son 'La Gran Familia', (del) 'Cholo Isique' y 'Los Tandazo'", precisó.

Carrasco señaló, además, que los blancos de estos rufianes siguen siendo los gerentes de las empresas de transportes. "La extorsión ha crecido y se está perfeccionando. Antes, los delincuentes les pedían a sus víctimas que dejen el dinero en un punto establecido y luego tenían que ir a recogerlo para no arriesgarse a que la Policía los capture… Ahora, han optado por abrir cuentas bancarias", explicó.

Agregó que es falso que el pago de cupos en el sector transporte haya disminuido. "Los choferes, actualmente, ven el pago de cupos como algo legal a cambio de 'seguridad'(…) Se han malacostumbrado a pagar S/.3 o S/.4 diarios. De los 15 mil taxistas formales que hay (en Chiclayo), unos 14 mil pagan cupo al gerente de la empresa y luego todo ese dinero se va al cabecilla de la banda", refirió.

La presidenta de la Junta de Fiscales de Lambayeque, Carmen Miranda, confirmó la versión de Carrasco y aseguró que los malhechores también abren cuentas en banco del Estado. Además, señaló que se han reportado casos en los que los delincuentes usan cuentas de sus conocidos para que sus víctimas depositen en ellas el dinero de la extorsión.

A su turno, el legislador Octavio Salazar manifestó que los extorsionadores abren cuentas bancarias a nombre de un "vago" o un "drogadicto", de cualquier pueblo joven y, a cambio, les dan una 'propina'. Luego, hacen que estos sujetos tramiten un nuevo documento de identidad con la dirección que ellos establezcan y empiezan a retirar el dinero desde diversos puntos del país para despistar a la Policía.

NO HAY RIGUROSIDADPor su parte, el congresista Renzo Reggiardo señaló que la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) debería establecer que las entidades financieras sean más rigurosas al momento de que un cliente abra una cuenta, pues, de lo contrario, "se incrementará la delincuencia". "Sé que el banco no está para desperdiciar clientes, pero, como mínimo, debe pedir información preliminar", dijo.

Asimismo, Reggiardo indicó que las organizaciones criminales tienen toda una maquinaria económica, financiera y legal que trabajan con ellos y, mientras el Estado no invierta en seguridad y en equipos de alta tecnología, como bloqueadores de celulares en los penales, no desaparecerán extorsiones. "Todos estos hampones que están haciendo fortuna con dinero ilícito se dedican a lavar dinero", agregó.

El jefe policial de Lambayeque, coronel Jorge Linares, en tanto, indicó que para erradicar el cobro de cupos, los gerentes de las asociaciones de transporte deberían dejar de pagar la cuota que le exigen los extorsionadores y denunciar el hecho.

El presidente de la Coordinadora Regional de Transportes, Ruperto Míñope, indicó que esta modalidad de extorsión se denomina 'al menudeo'.

DATOS

- Agentes de la División de Lavado de Activos y de Secuestros de la Dirincri detectaron que 'Viejo Paco', cabecilla de 'La Gran Familia', tenía unas 20 cuentas en diferentes bancos.

- Más del 20% de empresarios asociados a la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque pagan cupos de extorsión, señaló el presidente de esta entidad, Otto Zoeger.

- Según el fiscal Juan Carrasco, "los extorsionadores amedrentan a los transportistas por unos tres meses y, si no están dispuestos a pagar lo que les piden, les roban sus vehículos o los queman".