El pánico se apoderó de los 59 pasajeros del vuelo 1323 de . La nave, que sobrevolaba , tuvo que retornar a Lima debido a que presentaba problemas en uno de sus trenes. Tras permanecer cinco minutos en el cielo de la capital –para agotar el combustible–, realizó un aterrizaje forzoso.

A las 5:48 p.m. de ayer, el avión tocó suelo. La parte delantera del fuselaje chocó con la pista del y generó enormes chispas, que pudieron desencadenar una tragedia.

Más allá de algunos golpes, los viajeros resultaron ilesos. Fueron atendidos, por precaución, por personal de .

La situación generó que seis de los vuelos sean desviados a Pisco y cuatro a Chiclayo, informó el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC). Otros fueron reprogramados.

LAP afirmó que se evacuó a los pasajeros sin problemas. También que se cumplieron con todos los protocolos establecidos para estos casos.

TAGS RELACIONADOS