Una semana después de la tragedia que acabó con la vida de 17 pasajeros cuando el bus de la empresa que abordaron se incendió en el ex terminal de Fiori, la avenida Marco Polo continúa cerrada para el paso de buses interprovinciales, permitiéndose solo el paso de vehículos menores.

Hasta ese lugar llegaron hoy, desde muy temprano, el alcalde de , Julio Chávez, efectivos policiales, inspectores municipales y representantes de la (Sutran) para sancionar a los transportistas informales.

Las labores de fiscalización se centraron en los transportistas informales y en los vendedores de pasajes ambulantes, quienes aún los ofrecen en plena vía pública a los pasajeros de turno.