Algunos ‘tenderos’ aprovechan la gran afluencia de público en locales para robar objetos sin ser detectados. (USI
Algunos ‘tenderos’ aprovechan la gran afluencia de público en locales para robar objetos sin ser detectados. (USI

César Martínezcmartinez@peru21.com

Aunque usted no lo crea, la mayor amenaza para los grandes centros comerciales, galerías, supermercados y tiendas de electrodomésticos no son las avezadas bandas de delincuentes. Se sorprenderá al saber que a las empresas propietarias de estos locales más les preocupan los conocidos 'tenderos'.

¿Y quiénes son estos? Se trata de hampones –a veces bandas organizadas– que ingresan a los establecimientos para robar prendas, alimentos, electrodomésticos, u otros objetos, sin ser detectados por los arcos de seguridad. Para esto se valen de varios 'trucos', unos más efectivos que otros.

El perjuicio que generan a las empresas es enorme. De acuerdo con fuentes de la División de Investigación de Robos de la Dirincri, se ha logrado determinar que, solo en el caso de una tienda por departamentos con sedes en todo el país, estos maleantes llegan a sustraer hasta 6 millones de soles en mercadería al año.

Si multiplicáramos esta cifra por la gran cantidad de cadenas que existen en el Perú, nos daríamos cuenta de la gravedad de la situación.

Se trata de un negocio nada despreciable si tomamos en consideración que, gracias a la poca eficacia de nuestras autoridades judiciales, son mínimas (por no decir nulas) las posibilidades que tiene un 'tendero' de acabar encerrado en una prisión.

HACEN CÁLCULOSLo que hacen estos delincuentes, según fuentes de la unidad policial especializada, es escoger muy bien los productos que van a sustraer y, así, no sobrepasar el monto para que su acto sea considerado como un delito.

"Si los detienen, pasan a un juzgado de paz, donde son liberados inmediatamente. A veces se les impone un castigo, como realizar un trabajo social, que nunca se cumple. Estas faltas tampoco quedan registradas en los antecedentes penales ni policiales del infractor", señalaron.

Son pocos los casos que pasan a la Fiscalía, y sumamente escasos los que van a parar a un juzgado. Por eso, es importante atrapar a estos maleantes en flagrante delito, tal como viene ocurriendo en los últimos meses.

Para hacer frente a estas organizaciones, la División de Investigación de Robos, al mando del coronel César Iturrizaga, cuenta con un grupo especial –liderado por el comandante José Revello– que posee los datos de los más conocidos 'tenderos'.

Por ejemplo, gracias a este registro se ha establecido que la mitad de estos delincuentes que operan en la capital provienen del distrito de Independencia.

También se ha detectado que los 'tenderos' emplean métodos más sofisticados, como o ganchos con los que sacan los dispositivos electrónicos que activan las alarmas.

Se calcula que cada 'tendero' puede ganar hasta S/.10 mil al mes. Los objetos robados son vendidos en algunos locales de la avenida Argentina.

"Por eso, en algunas de estas galerías se venden marcas reconocidas muy por debajo de su precio original", refirió la fuente.

MÁS SEGURIDADLos centros comerciales son conscientes de tal realidad y, por eso, vienen mejorando sus sistemas de vigilancia con la contratación de personal y con la instalación de mayor cantidad de cámaras. Estas últimas constituyen una importante evidencia.

Pese a todo ello, la presencia de 'tenderos' crece en forma alarmante en Lima y en el interior del país. Incluso hay extranjeros –sobre todo colombianos– que han comenzado a llegar al Perú para dedicarse a esta ilícita actividad.

También se ha comenzado a propagar el empleo de la 'bolsa biónica' –artículo de fabricación casera sumamente efectivo para el robo de productos– y el uso de menores de edad para no levantar sospechas. Se trata de una situación complicada que contribuye a incrementar la sensación de inseguridad en el país.