La Municipalidad Distrital de y la Policía Fiscal han intervenido a una avícola ubicada en la cuadra 1 de la calle Huanchihuaylas, donde se inflaban los pollos con agua potable para que ganen peso. Además, se pudo constatar las condiciones insalubres que tiene el local.

Según América Noticias, se encontraron 10 piscinas en malas condiciones, llenas de pollos sumergidos. Con una manguera inyectora, llenaban de agua a los animales y luego los congelaban.

Las autoridades indicaron que los trabajadores de la avícola informal inyectaban agua en el pecho, para que pesaran al menos 160 gramos más.

Incluso, se han hallado pollos en descomposición, menudencia regada por el piso del local y se verificó que el local no cuenta con la autorización sectorial.

Ate

TAGS RELACIONADOS